Adiós a Cassini

Ilustración de la Nave Cassini de la NASA sobre la superficie de Saturno

Todo empezó el 15 de octubre de 1997, hace muy poco menos de 20 años con el lanzamiento de la nave Cassini desde Cabo Cañaveral. Fue un proyecto de la NASA, la ESA y la ASI. Se trataba de una misión espacial no tripulada que tenía como objetivo estudiar Saturno y sus satélites naturales. Y hoy, ha tenido su final en la atmósfera de ese mismo planeta, así que he pensado en dar algunos detalles de la tan larga vida que ha tenido la sonda y de todo lo que nos ha ayudado a aprender sobre el Sistema solar.

Ío frente a Júpiter. Fotografía tomada por Cassini en 2000

La nave espacial tenía dos partes importantes que eran la nave Cassini y la sonda Huygens. La nave tardó 7 años en llegar a Saturno y, en diciembre de 2004 la sonda Huygens se separó de la nave, alcanzando Titán, la mayor luna de Saturno en enero de 2005. Se convirtió así en la primera sonda en aterrizar en la superficie de la luna de otro planeta, con el fin de recoger información científica.

Inicialmente estaba previsto que Cassini sobrevolase tanto Saturno como sus lunas durante cuatro años, pero resultaron 13. Este mismo año, Cassini se adentró en el espacio entre Saturno y sus anillos cumpliendo la última parte de su misión antes de desintegrarse. La destrucción de la nave fue planeada porque el agotamiento de su combustible estaba ya próximo, lo que la habría hecho incontrolable. Así, además, se evita la posible contaminación biológica o radiactiva en Titán o Encélado, ya que estos son satélites con altas posibilidades de albergar vida y que aún se están estudiando.

Lo que aún se considera una de las mejores fotografías de Saturno. Tomada por la sonda Cassini en 2005

Entre los objetivos de Cassini estaba la determinación de la estructura tridimensional y el comportamiento dinámico de los anillos de Saturno, la determinación de la composición de la superficie de los satélites, medir la estructura y el comportamiento dinámico de la magnetosfera, estudiar la atmósfera de Saturno y realizar la cartografía detallada de la superficie de Titán.

Una de las primeras cosas con la que Cassini nos deleitó fueron más de 600 000 imágenes de Júpiter, que obtuvo durante paso cerca el planeta. Todas ellas aportaron información sobre ondas, movimientos de las nubes y los anillos del planeta.

Vista de Titán desde la sonda Cassini. Fotografía tomada en 2010

Más tarde, ya en las cercanías de Saturno descubrió dos satélites del mismo que no se habían observado antes. A partir de ahí empezó también el intenso estudio de Titán, la luna más grande de Saturno. Consiguió demostrar la existencia de metano en Titán, y empezó un programa de 45 vueltas alrededor del satélite para poder estudiarlo con más detalle. Finalmente, fue el 25 de diciembre de 2004 cuando se separó la sonda Huygens para entrar en la atmósfera de Titán y aterrizar en la superficie del satélite.

Después la sonda se dirigió hacia los anillos de Saturno, donde pudo detectar un nuevo satélite entre los mismos gracias a las ondas que genera en ellos y también detectó iones de oxígeno.

En Encélado, otra de las lunas de Saturno, Cassini descubrió  actividad volcánica y, además, grandes cantidades de agua que era expulsada a la atmósfera del mismo de forma parecida a un géiser.

La nave Cassini es una de las más grandes construidas nunca para la exploración espacial. Estaba compuesta por tres módulos: uno de equipamiento menor, que contenía los equipos electrónicos, un módulo de propulsión y un módulo de equipamiento inferior que contenía los motores y similares La masa total de la nave era de 3867 kg, de los cuales 2125 kg eran de propelente.

La tormenta hexagonal en el polo de Saturno. Fotografía tomada por Cassini en 2013.

Mientras la nave estaba cerca de Saturno, se encontraba a unas 9 unidades astronómicas, de media y, por ello, las señales al comunicarse con la misma podían tardar entre 68 y 84 minutos.

Toda esta larga vida de descubrimientos ha concluido hoy con la desintegración de la sonda Cassini en la atmósfera de Saturno. La nave ardió poco después de entrar en las capas más externas de la misma utilizando el poco combustible que le quedaba en sus propulsores para mantener la antena orientada hacia la Tierra y transmitir los datos hasta el último momento antes de perder el control y desintegrarse por completo debido al rozamiento del aire. La última señal de la sonda fue recibida en el centro de control alrededor de las 13:55 horas, hora peninsular.

Finalmente os dejo esta simulación sobre los últimos minutos de la sonda

Cassini Grand Finale

 

Marina P.

¡Síguenos en nuestras redes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *