¿Una nueva interacción fundamental?

Las cuatro interacciones fundamentales de la naturaleza (gravitatoria, electromagnética, nuclear fuerte y nuclear débil) pueden tener una nueva compañera. Attila Krasznahorkay y sus compañeros del Instituto de Investigación Nuclear de la Academia de Ciencias húngara descubrieron en 2015 una anomalía en la desintegración de un núcleo atómico (berilio), que les llevó a proponer la existencia de un nuevo bosón tan sólo 34 veces más pesado que el electrón, al que de momento han llamado X.

Un bosón es un tipo de partícula subatómica. Algunos bosones son los encargados de transmitir las interacciones fundamentales: los fotones, por ejemplo, son bosones. Este nuevo bosón X podría ser el transmisor de una nueva interacción entre partículas, y sería una muy peculiar: afectaría a los neutrones y a los electrones, según Jonathan Feng y otros investigadores de la Universidad de California, Irving. Hasta ahora, las otras fuerzas afectan a todas las partículas (gravedad, interacción débil), sólo a las partículas cargadas como el electrón y el protón (electromagnetismo) o sólo a los componentes del núcleo atómico y otras similares (nuclear fuerte). Sin embargo, la interacción X actuaría sobre los protones con una fuerza mucho menor a como actuaría sobre los neutrones (un 8%, como máximo). Por eso la llaman protofóbica.

La existencia de nuevas interacciones fundamentales puede ser necesaria para explicar la materia y la energía oscuras. Estas forman la mayor parte del universo conocido, pero no se sabe de qué están compuestas o qué las genera. Este nuevo bosón X podría arrojar luz sobre la materia oscura, aunque eso queda para investigaciones posteriores.

¿Este descubrimiento es seguro? No. Hace falta una gran cantidad de experimentos adicionales para confirmarlo, y ya están en ello centros de investigación tan importantes como el CERN o el MIT. Se espera tener datos suficientes en aproximadamente un año. Pero, en palabras del físico teórico del MIT Jesse Thaler, si se confirmara sería nuestra primera incursión experimental fuera del universo visible.

Si queréis saber más, os dejo los enlaces de la noticia en Nature y el artículo original del equipo de Feng:

http://www.nature.com/news/has-a-hungarian-physics-lab-found-a-fifth-force-of-nature-1.19957

http://journals.aps.org/prl/abstract/10.1103/PhysRevLett.117.071803

Una granja solar en Chernóbil

En 1986 uno de los reactores de la central nuclear de Chernóbil sufrió un sobrecalentamiento que llevó a una explosión de una nube de hidrógeno que se había acumulado. Se produjo una emisión de elementos radiactivos al exterior que provocó, entre otras cosas, más de 100.000 desplazados: los que vivían en un radio de unos 30 Km, la llamada zona de exclusión.

Desde entonces tanto vivir allí como las actividades comerciales están prohibidas. Hasta el año 2000 la central nuclear siguió funcionando, pero además de eso y de estudios científicos sobre los efectos de la radiación el acceso está extremadamente restringido. Las plantas y el suelo tienen unos niveles de isótopos radiactivos que hacen que la explotación agrícola no sea viable, y las personas que trabajan en la vigilancia de la zona sólo pueden hacerlo por tiempo limitado. Se permiten visitas de uno o dos días, así que el turismo es una fuente de ingresos importante para la zona.

Sin embargo esto puede cambiar pronto. El ministro de ecología ucraniano Ostap Semerak ha anunciado que Ucrania pretende convertir la zona en una granja solar y está buscando financiación para ello. El Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (EBRD, por sus siglas en inglés) ha declarado que puede tener interés en participar en el proyecto siempre y cuando haya propuestas razonables de inversión y se garantice la seguridad para las personas y el entorno.

Una gran ventaja para instalar ahí la granja es que el suelo es muy barato, ya que no se puede usar para casi ninguna otra cosa. El proyecto también pretende aprovechar las infraestructuras para volcar la electricidad a la red del país que sobreviven de la central nuclear, y dar trabajo a una gran cantidad de personas con experiencia en generación de energía.

Los datos que se barajan son una producción de 1000 MW de energía solar y otros 400 MW de otras renovables, lo cual supone más de un tercio de los 4000 MW que generaba la central nuclear. Esto supone un gran paso hacia la independencia energética de Ucrania, que ahora depende en gran medida del gas natural que importa de Rusia.

Aquí os dejo la página del Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo, donde hay un video sobre el proyecto:

http://www.ebrd.com/news/video/chernobyl-investing-in-solar-power.html

Un saludo y espero leer vuestras opiniones pronto,

Guillermo Herráiz