Stonehenge y el solsticio de invierno

Siguiendo con nuestro hilo de las fiestas, en este post os hablaremos de una de las construcciones es más emblemáticas relacionadas con la astronomía: Stonehenge.

Stonehenge en la actualidad. Fuente: Wikipedia

Stonehenge es un monumento megalítico construido entre el final del Neolítico y los principios de la Edad del Bronce, concretamente entre el 3100 a.C. y el 2000 a.C. Se encuentra en el condado de Wiltshire, Inglaterra, al norte de Salisbury.

Construcción

Plano de Stonehenge. Fuente: Wikipedia

En Stonehenge, nos encontramos a varios conjuntos de piedras erguidas, grandes bloques de roca que forman cuatro circunferencias concéntricas. El círculo exterior estaba formado originalmente por piedras rectangulares de arenisca que estaban coronadas por dinteles. Actualmente solo se conservan siete de estas piedras en su sitio original. Dentro de esta circunferencia se encuentra otra, formada por bloques más pequeños, de arenisca azulada que encierra una estructura con forma de herradura construida también con piedras de arenisca azulada. Y, en el interior de la misma permanece una losa conocida como “el Altar”.

Stonehenge y la astronomía

Este y otros monumentos similares, procedentes del mismo periodo histórico, tenían como objetivo marcar el paso del tiempo y, concretamente el paso de las estaciones en base al movimiento del sol a través del cielo. Concretamente en Stonehenge, el eje principal de la construcción marca el punto de la salida del Sol durante el solsticio de verano y el punto por el que se pone el sol en el solsticio de invierno.  Ya con eso se podía deducir que el movimiento de ese astro, en concreto, era de especial importancia para las civilizaciones de la época.

Lo que marca el movimiento del sol en el cielo son las estaciones por las que pasa la Tierra a lo largo del año. El solsticio de invierno, el día más corto del año, marca el inicio del invierno y, con ello, una época de escasez para las sociedades primitivas. Para ellos, la primavera y el verano eran épocas de abundancia, mientras que el otoño y el invierno eran las épocas en las que faltaba comida. Así, también se marcaban las épocas de siembra y de cosecha. Era costumbre que el día del solsticio de invierno se montase una fiesta en la cual se sacrificaba parte de los animales con el fin de no tener que alimentarlos durante el invierno. Con ello, tenían además, una de las pocas oportunidades de consumir carne fresca.

Sobre el monumento de Stonehenge se han escrito muchos textos descifrando todo el significado cultural y religioso del monumento, así que si estáis interesados en aprender más, estaríamos encantados de elaborar un texto más extenso sobre el tema en cualquier momento.

Un saludo,


Marina P.

¡Síguenos en nuestras redes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *